miércoles, 6 de enero de 2016

Atardecer rosa.

-¿Por qué el atardecer es naranja?
-¿Por qué no?
-¿A qué te refieres?
-Cuando te enamoras no eliges de quién lo haces, pero sí la intensidad de lo que quieres dar o aportar y las ganas que le echas para que sea como quieres que sea y los demás lo vean. El cielo también se enamora, y si lo ha hecho del color naranja bien está, solo es decisión suya si un día lo muestra con más o menos intensidad, o si llora formando nubes que tapan lo que no quiere que sea visto, pero eso no acaba de ser solo una capa exterior, aún le importa. Al día siguiente, cuando la tormenta haya pasado, enseñará de nuevo el verdadero color del que siempre se ha sentido orgulloso.
-Vaya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario