viernes, 11 de septiembre de 2015

Lluvia.

La tormenta aumentaba de intensidad.
Ya podía estar tranquilo,
ya no lloraba solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario