domingo, 24 de agosto de 2014

Solo luchar, nada más, nada menos.

¿Quién cree en el amor sin sufrir daños colaterales?
Me refiero, ¿quién es verdaderamente estúpido como para creer que puedes amar sin sufrir?
Si amas te preocupas, quieres que todo salga bien, incluso es justificable que duela el simple hecho de querer a alguien entre tus brazos día y noche.
Hay muchos tipos de dolor dentro de este tema, ya sean celos, incorrespondencia o incluso el sentimiento de echar de menos... ¿pero qué? ¿Echar de menos a esa persona o al tiempo que eras tan feliz al lado de él o ella?
Si duele es porque importa. ¿Por qué llorar si de verdad el tema da igual o simplemente vas a dejarlo estar después de un tiempo?
Recuerdos, siempre están los recuerdos, pero ya nadie los quiere, siempre se quedan solitarios en el desván queriendo ser reemplazados por hechos fortuitos que nunca se queden en la memoria y sí constantemente en la retina de nuestros ojos.
Os parecerá complejo, pero si explico esto como que a nadie nos gusta que se acaben los momentos felices seguro que ya os sentiréis más identificados.
"Quiero que sea así siempre, no quiero que te vayas nunca, y mucho menos que desaparezcas de mi vida para hacer acto de presencia en otra ajena, no me dejes"
... y al final es solo eso, un final.
Las personas no son como queremos, no siempre van a hacer lo que deseamos y mucho menos lo que soñamos, y aún menos si aquellas personas están junto a ti por pasar el rato, porque les da igual tus sentimientos y muchísimo más tus sueños, porque un día están contigo y al siguiente "luchan" por otra persona.

¿Sabéis ese sentimiento de desilusión cuando crees que una persona va a luchar por ti pero en realidad él o ella está en cualquier lugar flirteando con otra persona?

Odio y perdono tantas cosas que a veces pienso que me paso de bueno.
No soporto cuando alguien no lucha por lo que quiere por el qué dirán, por pereza, o incluso por miedo a fracasar. Esa gente es una cobarde, y me podréis decir que los demás también podríamos luchar por los cobardes, sí, lo admito, pero una batalla no solo la puede librar un guerrero, y menos cuando la otra persona ni hace el esfuerzo para aparecer en el frente de guerra. Seamos sinceros, ni si quiera los luchadores más dispuestos somos valientes.

Una guerra no puede librarla solo una persona, necesita un apoyo, de lo contrario fallecerá antes de llegar a su querido destino.

Puedes querer sin ser correspondido, ser correspondido sin querer, o lo más bonito, querer y ser correspondido, pero seamos honestos, ya nadie quiere amando, solo se quiere con la boca y no con la mente, con el pene y no con el corazón, con las tetas y no con sentimientos, ¿qué mundo es este que quiere sin querer? La vida se va a la mierda, y la mierda sumerge ahora a cada vida desperdiciada en alguien que quiere amar sin querer. Ya nadie quiere ser amado.
Cada persona recién descrita es tan cobarde que el único amor que son capaces de sentir es el amor fraternal o paternal, pero ya ni eso se demuestra en esta escoria de mundo. Son personas cero, no aportan nada ni obtienen nada, no luchan por las personas que de verdad importan.

Tal vez esté ahora divagando entre lo que quiero que ocurra pero que sé que no va a ocurrir (ojalá me equivoque y escrito queda) y esté entre mis paranoias normales que escribo en vez de ahogarlas en alcohol o cualquier tipo de vicio, pero yo solo quiero eso, alguien que pueda luchar sin miedo, que pueda ser como es sin temor y que esté orgulloso de decir lo cursi que soy con esa persona, porque a nadie le gusta sufrir, pero, ¿quién cree en el amor sin sufrir daños colaterales?
Yo no, desde luego, y esperaré si hace falta, cautivaré mis ganas de luchar hasta que parezca que vea que una chispa en la otra parte del frente de batalla haya hecho comenzar la gran conquista para la que he estado preparándome cada minuto de las horas incontables que paseaban por mis días, saciando las semanas que junto a los meses se camuflaban en años.
Si veo que el otro lado lucha por otra causa que no sea mi guerra, entonces, tiraré el guante y me tenderé a mí mismo una bandera blanca en señal de rendición.

"Lo más grande que te puede ocurrir es que ames, y seas correspondido." - Moulin Rouge.

1 comentario:

  1. Berto, te amo, me encanta tu blog, pero por dios cambia ese 'mas' del final y ponle una tilde.

    ResponderEliminar