sábado, 5 de octubre de 2013

Game L-over.

El amor es como un juego, en el que ya mucha gente ha lanzado tantas veces el dado que casi roza la línea de meta, y otra multitud de personas que esperan con impaciencia tirar el dado por primera vez.
Lo últimos nombrados, tienen miedo a encontrarse a los primeros, por miedo a la experiencia que ya han adquirido, mientras que, los que ya han movido ficha varias veces, no tienen miedo de volver a intentarlo, para ellos es un movimiento más, una nueva e insignificante casilla, pero para los principiantes, lanzar el dado por primera vez es mucho más que eso. Es un comienzo de algo, algo desconocido, una nueva etapa en un juego distinto y con diferentes reglas.
Los nuevos, normalmente, tienen miedo de ser devorados por los expertos, dejándoles fuera de juego, con la ficha rota y sin posibilidad de lanzar el dado de nuevo.
Una vez empieza el juego, no hay vuelta atrás, y mucho menos hay "huevito duro" o "crucis" que valgan.
Aquí, en tierra de nadie, eso no existe.
Una vez que empiezas, prepárate para sentir angustia al ver que te pueden eliminar o al ver que nunca llegarás a la meta, también puedes sentir alivio al aliarte con otro jugador, puedes sentir tristeza si esta alianza se acaba y acabas de vuelta al océano de fichas extraviadas, con los sentimientos abandonados como los juguetes rotos que son.
Prepara tu corazón a prueba de bombas, y que empiece el juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario